Practica deporte solidario

Practica deporte solidario

Escrito por 

15 enero, 2017

Practicar deporte de forma regular reporta multitud de beneficios para el organismo, y si hablamos de ciclismo tenemos que decir que además contribuye a cuidar el medio ambiente, ya que además de un deporte, constituye un medio de transporte ecológico y económico. Andar en bicicleta mejora la forma física, aporta una enorme cantidad de energía y aumenta la longevidad, además favorecer la segregación de endorfinas, principales responsables de la felicidad.

El deporte es indudablemente es enormemente beneficioso para la salud, pero es también una forma de lucha, una manera de apoyar diferentes causas benéficas o de combatir injusticias. Y en este sentido cabe destacar el Cyclothon Islandia, una carrera que se viene celebrando desde el año 2012 y que reúne a cientos de ciclistas para fomentar el y recaudar fondos para causas benéficas y humanitarias. En esta carrera pueden participar personas de todas las edades, desde profesionales del ciclismo a aficionados del bello deporte.

Pero el mundo del ciclismo no es el único concienciado con las injusticias, y es que existen muchos deportistas que colaboran con diferentes causas. Este es el caso, por ejemplo, de un grupo de deportistas, que con el nombre Deportistas Por Una Causa, se dedican a organizar actividades con el único objetivo de acabar con las desigualdades,  destinando los fondos recaudados en las mismas para diferentes causas, apoyando a las familias más necesitadas, a las personas enfermas de Alzheimer y a sus familiares o a los niños y niñas enfermos de cáncer.

En un mundo cada día más desigual, en el que los países desarrollados contribuyen con su derroche de recursos a perpetuar la pobreza de los países pobres, la solidaridad de algunos es, sin duda, una puerta abierta a la esperanza, y más allá del mundo del deporte, también encontramos muestras indiscutibles de solidaridad.

Empresas de todo el mundo ponen su granito de arena para contribuir a un planeta mejor, empresas solidarias como la Clínica Dental Morante, que colabora desde hace años con Smile is a Foundation, “una Fundación sin ánimo de lucro que promueve, organiza y coordina proyectos de ayuda humanitaria en el ámbito biosanitario . Su objetivo es el desarrollo de actuaciones en el ámbito de la cooperación y el desarrollo internacional en países en vías de desarrollo”. En Dental Morante se dedican a crear sonrisas, y su labor en Zimbabwe representa su pasión por la odontología. Esta clínica dental situada en Madrid con más de 30 años de experiencia, tiene una filosofía basada en dos pilares fundamentales, la máxima especialización de sus profesionales y la calidad asistencial y cuenta con un equipo de especialistas en constante formación y actualización para ofrecer los mejores resultados a todos sus pacientes.

Salud bucodental y pobreza

El problema de las caries y otros problemas bucales como la gingivitis, afectan a un porcentaje altísimo de la población mundial, que es significativamente más alto en los países pobres, debido principalmente a la mala alimentación y a la falta de higiene, y en los que las infecciones bucales son una de las causas de muerte entre niños y adultos, preocupados en la mayoría de los casos de sobrevivir a los horrores de la guerra o de otras enfermedades mortales como la malaria. Las enfermedades de encías y dientes son interpretadas en estos casos como un mal menor, y esta despreocupación no está de ninguna manera justificada.

Las caries, la gingivitis, el cáncer de boca o de faringe, son enfermedades que castigan más a los sectores más desfavorecidos de la población, y según las estadísticas, el riesgo de padecer cáncer de boca es el doble en niveles socioeconómicos bajos. Y esto es así sencillamente porque no tienen las mismas oportunidades de acceso a la sanidad o a una buena alimentación.

El Dr Llodra, vicesecretario del Consejo General de Dentistas de España ha elaborado un informe que con el título «Equidad y salud oral. Contexto mundial», analiza la influencia de las desigualdades sociales mundiales en la salud en general y particularmente en la oral. Según este informe la única solución para acabar con las desigualdades sería la implantación de 5 estrategias: crear ambientes de apoyo, construir una política de salud pública, reforzar la acción comunitaria, desarrollar las habilidades y aptitudes personales y reorientar los servicios sanitarios.