Por qué hacer bicicleta elíptica

Por qué hacer bicicleta elíptica

Escrito por 

4 septiembre, 2017

Si prevemos que vamos a volver del verano con unos cuantos kilos de más y no queremos conservarlos durante este invierno, es conveniente que nos pongamos ya las pilas y empecemos a pensar en hacer dieta. Aunque esta de poco sirve si no hacemos también algo de deporte para tonificar el cuerpo. Hoy vamos a recomendaros que practiquéis la bicicleta elíptica, un aparato que podemos encontrar en la mayoría de los gimnasios. En Efit, un gimnasio que está pegando fuerte en Majadahonda, recomiendan el uso de este aparato por varios motivos: es uno de los ejercicios con menos carga e impacto sobre el cuerpo y articulaciones, es una de las actividades cardiovasculares más sanas y completas pues también realizas levantamiento de peso aunque se perciba menos esfuerzo, puedes realizar una gran variedad de ejercicio sobre ellas.

Porque para montar en bici hay que tener un gran dominio de la misma y aun así nada nos asegura que no acabemos accidentados, como hemos visto que ha sucedido con frecuencia en nuestro país desde que arrancó la primavera y los ciclistas empezaron a salir a la carretera. Conviene practicar un deporte seguro, y para ello lo más cómodo es ir al gimnasio o estar en un recinto cerrado como una piscina o una cancha de tenis o pádel.

Sin embargo, frente a estos deportes, la elíptica gana adeptos porque se trata de un ejercicio en el que se mueven todos los músculos del cuerpo, tanto del tren superior como del inferior, casi como si fuese la natación. Es de lo más completo.

Este tipo de ejercicio mejora mucho la salud cardiovascular y no tiene un gran impacto sobre las articulaciones, ni siquiera sobre los talones. Además, nos ayuda a quemar bastantes calorías a la vez que también mejoramos nuestro sistema inmunológico y reducimos además la ansiedad y el estrés.

En función de si se pedalea hacia delante o hacia atrás, el efecto que se produce en el cuerpo varía un poco. En el caso de hacerlo hacia delante, se entrenan la musculatura de las piernas, especialmente los cuádriceps, y los glúteos. Por su parte, pedaleando hacia atrás, se fortalece sobre todo la parte posterior de los muslos.

Una elíptica no cabe en una casa común

Si os habéis quedado maravillados con los beneficios de practicar la bicicleta elíptica, vamos a deciros ahora una verdad como un templo. Y es que este tipo de máquina no cabe en un piso común. O sois unos adinerados con un gran espacio en vuestra casa o en la casa de cualquier mortal esto es un verdadero mamotreto que casi te echa fuera del hogar para entrar él. Así, lo más cómodo es ir a practicar este ejercicio en un gimnasio o centro de entrenamiento. Además de esta manera tendremos también la posibilidad de que un monitor controle nuestros ejercicios a petición propia y de complementarlos con otro tipo de máquinas o deportes que es posible hacer en unas instalaciones deportivas.

El centro Efit de Majadahonda, en Madrid, es un buen lugar al que apuntarse. Se encuentra situado en pleno corazón de esta pedanía, en la Av. de España 51, en el Centro Comercial El Zoco. Dispone de unas modernas instalaciones de más de 165 metros cuadrados con una amplia sala de entrenamiento personal, un espacio reservado para las actividades grupales de un máximo de seis personas, dos cómodos vestuarios con duchas, y uno de ellos incluso adaptado para personas con discapacidad.

Cuentan, además, con el mejor equipo de entrenadores personales, licenciados en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Su formación y experiencia en el entrenamiento personal ayudan a conseguir los objetivos independientemente del nivel físico previo y siempre con una atención absolutamente personalizada.