La quiropráctica alivia los dolores de columna derivados del ciclismo

La quiropráctica alivia los dolores de columna derivados del ciclismo

Escrito por 

24 octubre, 2017

Tanto los deportistas profesionales como aquellos aficionados que pasan largas jornadas subidos a una bicicleta conocen de sobra la tensión, e incluso los dolores de espalda que pueden ocasionar las posiciones anatómicas poco naturales que adoptamos sobre el sillín. Esto, unido a las vibraciones constantes que provoca el traqueteo de las ruedas contra el terreno, ya sea asfalto o tierra, induce al desgaste y deterioro prematuro de las articulaciones. La quiropráctica es una disciplina que puede ayudarnos a prevenir o disminuir dichos problemas por lo que se convierte, de alguna manera, en una gran amiga para el ciclista.

La quiropráctica proporciona las herramientas que van a permitir que nuestro cuerpo sea más flexible, tenga menos tensión muscular, menos calambres y garantiza la máxima potencia en el pedaleo.

El trabajo del quiropráctico con los ciclistas es localizar, analizar y ajustar subluxaciones vertebrales para eliminar cualquier interferencia del sistema nervioso, localizadas normalmente en la columna vertebral a nivel de cervicales, dorsales y lumbares, aunque también se realizan correcciones de subluxaciones de sínfisis púbica y ajustes cráneo-sacral y occipital entre otros.

Oscar Díaz, uno de los quiroprácticos más conocidos en España, trata casi a diario a aficionados y profesionales de este deporte y asegura que, aunque la quiropráctica no es la panacea de nada (ni ninguna otra terapia) consigue mucho más que otras técnicas puesto que su principal objetivo es que nuestro organismo y nuestro cuerpo funcionen siempre al 100%.

Institucionalmente, la Federación Internacional de la Quiropráctica del Deporte es colaboradora del Comité Olímpico Internacional y de varias federaciones deportivas pero, sin embargo, en muchos países como España aún se ve a esta disciplina con cierto recelo. Mientras que en Alemania o Inglaterra la quiropráctica es un tipo de medicina más, bastante generalizada, a la que muchos pacientes recurren, en España tendemos a compararla con la homeopatía e incluso, en caso extremos, con el “sanador” de turno. Nada más lejos de la realidad, pues hablamos de una disciplina reconocida internacionalmente que demuestra, año tras año, los beneficios que aporta a nuestro organismo. De hecho, son muchos atletas de alto nivel que utilizan la quiropráctica de manera regular, como: Lance Amstrong, Tiger Wood, Arnold Schwartzenegger, el equipo Team Cost de ciclismo de España, el club AC Milán y muchos más.

La vitamina C también puede ayudarnos

También hay cierta creencia, que tiene su parte de razón, sobre los beneficios que aporta el zumo de naranja al ciclista. Pero hablamos siempre de zumos naturales, nada de envasados y procesados. En nuestra cocina no debe haber tetrabriks ni botellas del supermercado con marca registrada, lo que debe haber son naranjas naturales que podamos exprimir y beber en el momento. Lo ideal es beber zumo de naranja natural proveniente de frutas sin químicos ni herbicidas. En Naranjas al día podemos hacer un pedido por sacos y conseguir que lleguen hasta nuestra mesa directamente del árbol, sin intermediarios ni proveedores.

Una de las principales ventajas es que el zumo de naranja aporta gran cantidad de energía de forma inmediata, una energía procedente de la frutosa, lo que es idóneo para iniciar la actividad física. No obstante, es recomendable tomar también algún hidrato de carbono complejo, rico en fibra, que impida un descenso muy rápido de la glucosa por exceso de insulina provocado por la gran cantidad de azúcar natural que contiene el zumo.

Pero lo mejor de todo es que el zumo es fácilmente digerible por lo que es el desayuno perfecto para el estómago de un deportista que pasará a la acción en poco tiempo: no provoca digestiones pesadas, por lo que te sentirás ligero durante la ruta ciclista.

Tener la suficiente energía para aguantar el pedaleo durante toda la jornada obteniendo así una gran resistencia nos permitirá soportar mejor las posiciones que adoptamos en la bicicleta, unas posiciones que la quiropráctica nos ayudará también a aguantar.