¡Con la seguridad vial no se juega!

¡Con la seguridad vial no se juega!

Todos los vecinos del municipio llevábamos años y años denunciando el mal estado de la carretera que unía nuestra pequeña villa a los demás pueblos de la comarca, y lo peligroso que era circular en bici o en coche por ahí –incluso ir andando– ya que la carretera, al estar excavada en la roca, formaba numerosos zigzags, y lo peor de todo ¡es que ni siquiera el lateral que daba al vacío estaba protegido debidamente por barreras metálicas de contención! Tan sólo existían unos cuantos y ridículos muretes de piedra que en caso de accidente grave no iban a impedir la caída al precipicio de cualquier vehículo o persona.  De hecho, más de una vez a algún viajante le había costado llevarse un susto tremendo.
Seguir Leyendo...